viernes, 2 de febrero de 2018

IPARRALDE ( BARRIKA)





Estoy seguro que si dejo enfriar el plato y le doy la vuelta no cae ni medio garbanzo, lo cual no es un pero sino un pro. Ya me lo advirtió la camarera " si vienes destemplau con esto te recuperas". Y tanto que lo estaba, a 8 grados y con el norte trepando por los acantilados de la playa de Barrika hacía falta un plato contundente. Hidratos de carbono y fibra de la legumbre, colageno de los callos y todo con el inconfundible sabor y picor de una buena salsa vizcaína, un plato contundente y sabrosón.


.


De segundo chicharro "a la espalda" como dicen por ahí abajo. La foto lo dice casi todo, buena calidad del género y bien preparado, como suele pasar en estos casos, no habría estado mal que fuera un poco grande, aunque tampoco se puede pedir más a un menú de 12 euros.




Postres caseros, lo que viene a ser lo mismo que toneladas de calorías, aunque me tentó una tarta de queso con arándanos que vi en la barra finalmente, haciendo acopio de toda mi fuerza de voluntad opte por una manzana.


En resumen, comida tradicional, comedor agradable y un servicio familiar (yo me llevo bien con mi familia) en una zona Sopelana-Barrika que en verano por la cercanía de las playas tiene una amplia oferta gastronómica, pero que en invierno es casi un páramo.




IPARRALDE


Bidenagusia 10 Barrika


Tf: 946772159









TXIMISO TABERNA ( VITORIA-GASTEIZ)



En la guerra cualquier agujero es trincheras y al borde de las 3 de la tarde una vez fallado un portugués " estamos completos" ¿de qué? ¿hasta cuándo? Y tras intentarlo en Eskolaberri " ahíiiiii lo siento mucho pero hoy no abrimos" me dirigí hacia mi coche  para no seguir soportando los 5 grados escasos de Siberia-Gasteiz, pase frente a un bar, el TXIMISO y vi a través de la ventana - como Oliver Twist en la novela de Dickens- a una persona comiendo, pero además comiendo alubias, fuera no ponía nada de restaurante, ni la carta, el sitio parecía agradable ( cuidado no hay una segunda ocasión de dar una primera impresión) y a la hora que era y con el tiempo que hacía lo tuve claro ! Pa dentro!


La camarera me atendió enseguida, " te explico cómo funcionamos aquí (se ve que me vio nuevo), es un menú exprés, solo un plato, pero contundente eh, bebida y pan todo por 7,50".


El menú era amplio, platos tradicionales " reforzados" para hacerlos más contundentes.


Para variar me decidí por un plato de pintas alavesas, el color no era muy vistoso y estaban un poco desechas, pero los sabores están muy logrados, dos palos de costilla, chorizo y trozos de morcilla frita.


En resumen, una entrada de "servicio público" que llamo yo, un sitio donde comer rápido, bien, a buen precio y con un trato cercano y amable por parte de los camareros.