sábado, 3 de junio de 2017

ERGO ( MIRANDA DE EBRO)




Estuve hace muchos años en Villaverde de Pontones, comiendo un maravilloso bacalao a las tres Salsas en el Cenador de Amos, por supuesto mucho antes de que le dieran dos estrellas Michelin. También he subido  hasta Atxondo para probar la chuleta del Etxebarri  (lo siento pero lo que más me llamo la atención fue el volcán de chocolate), no vi por allí a los señores de Michelin, afortunadamente aún no se habían fijado el calificado como "mejor asador del mundo".

Así que hoy, saliéndome del presupuesto limite y del territorio de Comiendo por Euskadi, voy a hablar de mi experiencia en el restaurante ERGO, espero tener tan buen olfato como en los anteriores casos y que acabe en la guía de la citada marca de neumáticos.

 

El menú gastronómico que deguste (hay otro más largo) se compone de cuatro entrantes,  un plato principal y postre, todo por 35 e.

Lo primero que destacaría del menú es el olor de los platos, perdoooon, quise decir el aroma, que es más fino. Cuando te ponen el plato delante el primer sentido que se activa es la vista, platos muy bonitos y el segundo el olfato, cuando me ponían el plato delate la nariz me decía !esto va estar bueno! y lo estaba. Una muestra de ello es que salvo en el entrante, el ansia por hincarles el diente a los otros me llevo a que todas las fotografías estén con el plato empezado y en el caso de huevo del Gorbea ya totalmente irreconocible.

 

Para abrir boca una bullabesa de langostinos con tres salsas, se trata de una oblea muy fina colocada sobre dos piedras calientes (que no se comen) pero hacen que el aroma de la oblea llegue a la pituitaria, olía muy bien y sabia mejor.

 

Después salmón marinado dos horas con emulsión de almeja y huevas de trucha, no por ese orden, la emulsión que venía a ser como una mayonesa con suave sabor a almeja estaba cubriendo el plato y sobre ella las láminas de salmón ligueramente marinadas y las huevas de trucha, muy buena combinación.

 

A continuación  "croquetas al límite del desastre" no sé si siempre las llama así el cocinero, pero esta vez estaban perfectas, sabor intenso, crujientes por fuera y fluidas por dentro.

El siguiente " yema de huevo del Gorbea con quínoa guisada y panceta ibérica", en la foto esta irreconocible, pero como puede imaginar el lector se trataba de una yema de huevo rodeado de quínoa y taquitos muy menudos de panceta, había probado otras veces la quínoa, pero gracias a este plato he dejado de pensar que se trata de comida para pájaros, que más se puede decir.

 

Como plato principal arroz con bogavante y rape,  la ración un poco justa para ser el plato principal y más cuando lo que comes esta tan bueno, El arroz en su punto, impregnado del sabor del bogavante que se encuentra junto con el rape en trozos abundantes.

Citar que como alternativa al arroz se puede elegir con un suplemento de 6 euros un plato de carne o pescado.

 

Para terminar un postre a elegir entre los de la carta, opte por los quesos y entre el surtido que me trajeron por los que nunca había comido, tete de Moine y Chedar en cerveza. El primero es un queso suizo muy curioso en cuanto a su forma de degustarlo, es cilíndrico y en el centro se clava una especie de cuchilla que al girar va raspando la superficie haciendo un corte como de pétalos de flor, es un queso de sabor fuerte pero con una textura al corte muy delicada, muy rico.

 

Muchas gracias a Rubén Osorio por su buen hacer en la cocina y a Roció Oñez por su exquisito trato en la sala y en general a todo el equipo de ERGO. Mucha suerte y seguir con vuestro lema "no existe modernidad sin una buena tradición".



RESTAURANTE ERGO
Calle de la Charca 10
09200 Miranda de Ebro
Tf: 947109134
www.ergorestaurante.com
























No hay comentarios:

Publicar un comentario