jueves, 23 de julio de 2015

IZAGA ( VITORIA-GASTEIZ)

En Izaga se hace una cocina clásica con toques de autor, productos de temporada elaborados con recetas muy pegadas al territorio y con el toque personal que sabe darles el cocinero.
Se come muy bien a la carta y también tiene entre semana un menú, digo un menú porque no se trata se un menú del día con varios platos a elegir sino una propuesta cerrada compuesta de un entrante, primero, segundo y postre, crianza de Rioja, agua y café 19,50 más IVA 
Me sacaron un aperitivo que era un pincho con dos croquetas y un chipito de gazpacho, como entrante una ensalada de codorniz con pisto, de primero verduras salteadas con refrito de jamón y de segundo merluza rellena de berberechos y langostinos, me sorprendió la presentación, un relleno similar a una bechamel de marisco cubierta por las laminas de merluza y con una salsa ligera de marisco.
De postre laminas de piña caramelizadas con sorbete de yogur, foto lo dice todo.
Es un sito perfecto para una comida de trabajo, buen servicio, comedor tranquilo y platos tradicionales pero con el toque personal del cocinero.
RESTAURANTE IZAGA
Beato Tomas de ZUMARRAGA 2






sábado, 18 de julio de 2015

PESO NETO ( BILBAO)


Cocina creativa, fusión, divertida, elaborada (basta ver el menú) diferente... se pueden poner muchos adjetivos a un Restaurante como Peso Neto y todos buenos.

Si a eso unimos una decoración informa-vintaje-reciclada ( como estaba lleno comí sobre la tapa de un baúl y casi sentado sobre un columpio), una presentación muy cuidada... y un precio de 13 euros,

-¿con bebida? preguntaba una turista.

-! con bebida y pan! contesta el camero, -! con bebida y pan! dice la turista a los de la mesa ( supongo lo de turista porque si fuera de Bilbao daría por supuesto que en un menú entra la bebida y el pan y el IVA normalmente )

- ! bebida y pan, bebida y pan! ! pan,pan,pan! ( esto es de mi cosecha) gritan a coro los seis comensales a punto de hacerle la ola al camarero ( que le harían si supieran lo bien que iban a comer).

Bueno, en resumen, un sitio al que hay ir, a ser posible sin lacoste, pantalón de pinzas y mocasines (menos mal que no tuve que comer en el columpio)

Comí Cherry Raffpacho ( gazpacho de tomate Raf y cerezas con helado de jengibre más boquerones).Carrilleras de ternera + salsa choco-café, manzana caramelizada y jengibre de postre. Mousse de Tiramisu con caviar de café y amareto.

Como estaba... pues se lo preguntaremos a Eneko Sukaldaria que en una entrada de su blog habla precisamente de estos platos ( se ve que tiene buen gusto porque eligió los mismos que yo) y como escribe mucho mejor que yo pues aqui os dejo la descripción de los mismos Eneko Sukaldaria

Espero que iniciativas como esta, como DANDO LA BRASA( los mismos propietarios) y la próxima reapertura de El  PERRO CHICO ( mismo lugar, distintos propietarios) sirvan para dar un impulso a Bilbao la Vieja y termine convirtiéndose ( con el apoyo de las instituciones) en una Ribe Gauche a la bilbaína ( aunque sea una Ribe Gauche Hipster). Existe un conjunto de espacios sin utilizar desde el puente del Arenal hasta San Antón con inmensas posibilidades para el comercio y la hostelería y espero que poco a poco pierda el carácter de zona degradada que tiene para muchos bilbaínos.

Peso Neto
San Francisco 1 Bilbao
El local es pequeño, mejor reservar.

 












miércoles, 8 de julio de 2015

DIOS NOS LIBRE DEL TATAKI DE ATUN ROJO


La pasada semana pare a comer en un bar de carretera... que no aparecerá en este blog. En la entrada el típico cartel del cocinero regordete guiñando un ojo y sobre el tablón que sujetaba una hoja con el menú clavada con una chincheta. Leí el menú, aunque me iba a quedar de todas formas, eran las 3,30 de la tarde y no había otro sitio cerca: de primero arroz a la cubana, ensalada ilustrada y macarrones, ¿macarrones cómo?, de segundo almondigas- sí. se puede escribir así- san Jacobo, filete de panga y tataki de atún rojo !toma! ! tataki de atún rojo!, !con dos cojones! en un menú 9,20 e, (con crianza 11e.)

Pregunte en la barra al camarero.

- Dile a la chica, me dijo señalándome a la camarera.

- ¿Uno pa comer?

- ¿Esa te vale? me dijo señalando con un boli  una mesa junto a la ventana.

- Si claro.

Por ver el lado bueno, desde mi silla se podía ver la tele, donde Pedro Piqueras relataba las catástrofes del día " terrible", "apocalíptico", " dantesco".

La mesa ya estaba preparada, el típico mantel de papel de un gramaje menor que el folio más barato y unas servilletas aún peores, de esas que se deshacen y se te pegan en las manos a nada que comas algo con salsa.

Frente a mí un plato con un trozo de pan encima y delante un vaso ancho con los cubiertos y la dichosa servilleta dentro.

No esperaba mucho de esta " experiencia gastronómica", quitar el hambre y no tener una mala digestión, aunque no sé porque las palabras preferidas de Piqueras seguían en mi cabeza " terrible", " apocalíptico", bueno, no será para tanto.

- ¿Ya sabes que quieres? -me pregunto la camarera- Ah!, el tataki de atún rojo está buenísimo, lo piden mucho.

Si maja, por eso me lo ofreces, " tataki de atún rojo" en un menú de 9,20...

- Pues me vas a poner arroz a la cubana, albóndigas.

- Las almondigas se han terminado, son las tres y media... que ya iban a cerrar la cocina... !pero el tataki está muy bueno eh!

- Venga el tataki de atún rojo, dije un poco compungido dudando de las tres palabras que definían el plato.

Y llego el "tataki de atún rojo"...¿qué si era bueno?, pues si ,estaba muy rico, aunque como todo el mundo, no tengo muchas referencias, lo he comido en el Bascook de Aitor Elicegi, en un japonés de Bilbao ( aunque parecían chinos no sé...) y en un restaurante muy fino de Madrid ( donde comí mal ).

El caso es que en pocos años se ha producido una explosión de la cocina japonesa y el tataki ha "triunfado" desde la final de Masterchef en que una concursante pretendió ganar con algo parecido a un Tataki de Atún hasta el bar de carretera en que comí el otro día.

Tataki significa golpe en japones, una palabra muy onomatopéyica  por otra parte, si un judoka japonés te dice " que te doy un tataki" pues aunque no sepas japonés, te imaginas lo que te va a hacer. Lo de golpe viene del golpe de calor que se da a la pieza de pescado, en pocos casos será atún rojo - por el precio- sino algún tunido de origen desconocido. Incluso también se ven tatakis de carne, que en mi modesta opinión es  junto con la carne a la piedra una de las mejores formas de echar a perder una buena materia prima, aunque si es mala, es una de las mejores formas de disimularlo.

La receta es sencilla, en resumen, se reboza el pescado crudo con semillas de sésamo, se le da un golpe de calor y luego se marina con una mezcla de salsa de soja, vinagre de arroz, azúcar y jengibre rallado, se esperan unas dos horas y se corta en rodajas. El plato no está mal, es bonito estéticamente y si te gusta el pescado crudo hasta saludable, salvo que tengas alergia a uno de los "ingredientes" básicos de la cocina como es el anisakis (viene gratis en casi todos los pescados).

Como lo poco gusta y lo mucho cansa, la sobreabundancia de tatakis en todas las cartas de los restaurantes con pretensiones de modernidad hace que ya resulte un poco pesado el plato. Por ello y para evitar la extinción de todos los tunidos de los siete mares yo pediría ( tal vez lo haga a través de la plataforma change.org) una moratoria gastronómica del tataki de atún, una veda de digamos cuatro años que permita tomarse un respiro tanto a los peces como a los comensales, salvaríamos muchas especies y al cabo de unos años nos permitiría volver a descubrir un plato que en si está bien pero que su sobreexposición gastronómica lo está haciendo insoportable. Al menos para mi.

martes, 7 de julio de 2015

KIOSKO BILBAO ( BILBAO)


En la calle Bidebarrieta 12 del Casco Viejo Bilbaíno ha nacido - buen sitio para nacer- un nuevo Bar restaurante, Kiosko Bilbao, tuve conocimiento del mismo por la FBB ( famosa blogera bilbaína) que dirige el afamado blog The Black City, asi que mejor pincháis en el nombre para leer de primera mano lo que cuenta del local.

Si queréis mi opinión, coincido básicamente con ella, un sitio muy interesante para una comida diferente al clásico menu del día y por un precio muy ajustado, pero como tengo el día baguete voy a hacer una cosa, pondré tal cual la presentación que pone el restaurante en su página web y marcare aquellas palabras con las que estoy de acuerdo. Ah! una última cosa, lo de las decoraciones modernas está muy bien, pero un mantel o algo similar donde apoyar los cubiertos me parece más higiénico que una mesa " desnuda".

Kiosko Bilbao nace de una idea diferente de la gastronomía cotidiana. Una ideología planificada para aunar el gusto por la buena comida y las experiencias divertidas. En esta ocasión además de ofrecer una carta variada y un menú envidiable se cuida mucho el detalle de los pintxos. Los bilbainos, al igual que el resto de los vascos, cultivan dos pasiones perfectamente combinables: la gastronomía y la amistad, esto convierte al picoteo en un acto de encuentro más social que otra cosa. Kiosko Bilbao ofrece las condiciones idóneas para este ritual que convierte la villa en única y en especial. Una elegante barra espera a quienes se atrevan a probar las delicias de nuestra cocina siempre bien acompañadas con un brebaje acorde y recomendado.

En Kiosko Bilbao podrás encontrar un espacio diáfano y con un gusto esquisto y peculiar, abierto y cómodo donde pasar una velada admirando los detalles del lugar a la vez que el tránsito de la calle Bidebarrieta mientras se prueba la mejor gastronomía del lugar. Os invitamos a conocer Kiosko Bilbao, en el corazón del casco viejo, un lugar con mucho encanto y buena sinfonía idóneo para cualquier tipo de reunión social que se nos pueda ocurrir. Bienvenidos.

Comi trilogia de verduras con jugo de piquillos y huevo a 63, es decir una reinterpretacion del pisto,
Merluza asada con espuma de apio-nabo y cuajada con mermelada de mandarina, ya se que estoy muy mal acostumbrado despues de comer por la Euskadi profunda tantas cuajadas de oveja recien exprimida, pero esta como esperaba era de leche de vaca.






jueves, 2 de julio de 2015

KAKO ( BERASTEGI)


Berastegi es el último pueblo de Gipuzkoa cuando se sale de Tolosa en direccion a Nafarroa y actualmente está a un paso de la autovía de Leizaran que une Donostia con Iruña. Es un pueblo de postal, un valle verde salpicado de enormes caseríos de paredes encaladas y techos rojos, si se dispone de tiempo merece la pena visitar la Parroquia de San Martin de Tours que curiosamente no se encuentra en el casco urbano sino en un descampado al fondo del valle, la iglesia no tiene el típico soportal común en muchas iglesias vascas sino que se trata de un recinto cerrado con unas enormes columnas de madera de medio metro de grosor.

Pero a lo que vamos, seguramente lo más famoso de Berastegi no es lo antes descrito sino el Restaurante Kako, comida tradicional, sin florituras, materia prima de primera y ejecución perfecta.

Se puede comer a la carta por un precio muy razonable y dispone además de un menú de 14 euros que es el que probé esta vez. Comí alubias, ternera al horno y flan de huevo.

Las alubias... espectaculares. Berastegi es conocido por sus alubias y en Kako las preparan a la perfección, ni tan "vegetales" como las de Tolosa ni tan "animales" como las de Gernika, una alubia de sabor muy fino, caldo marrón oscuro acompañado con trozos de panceta, riquísimas. No iban acompañadas por berza como es común en otras partes de Gipuzkoa pero si de unas guindillas perfectas, aunque la verdad todo en Kako me lo pareció. De segundo ternera al horno, no la esperaba así, era un filete similar al roast beef acompañado a con una salsa liguera y un puré de patatas con sabor a hongos, un plato sencillo pero muy bien resuelto.

Advertir que la entrada al restaurante no está por la Plaza sino en la parte trasera en la que dispone de una terraza, muy agradable para comer o tomar una copa en días de buen tiempo.